Seguro que has vivido alguna vez ese momento en el que tus vaqueros preferidos que te compraste hace años y a los que tienes un cariño enorme, te dejan de valer. Intentas de todas las maneras posibles entrar en ellos, metes tripa, das saltitos mientras tiras de ellos y te propones hacer más ejercicio. Pero nada de lo que hagas va a hacer que esos vaqueros vuelvan a servirte. Has crecido, a lo alto y a lo ancho. Asúmelo.

Y algo parecido es lo que nos ha pasado en  Exclama! Nuestra agencia, un chalet mono en una urbanización de El Plantío (Majadahonda), con varios pisos, buhardilla y jardín con piscina, donde organizábamos barbacoas y aprovechábamos cualquier excusa para salir a tomar el sol, que no… a pensar, se nos ha quedado pequeña.

En los últimos años, Exclama! no ha parado de crecer. Se han unido muchas personas al equipo y nuestros clientes se han multiplicado. Comenzamos a notarlo cuando olvidamos lo qué era el espacio vital, y el brazo del compañero de al lado parecía una extensión más de tu propio cuerpo. Cuando los ejecutivos de cuentas hablaban por el mismo teléfono a la vez, cuando la sala de reuniones se llenaba de gente y había disputas por ser el primero en hacerse el café.

Así que nos pusimos de acuerdo y decidimos que era el momento de cambiar de vaqueros, digo… ¡de agencia! El equipo de Exclama! se dispuso a buscar un sitio donde pudiésemos crecer a gusto, sentirnos cómodos y comenzar una gran etapa llena de ilusión. Y tras una ardua búsqueda, lo encontramos.

Creo que el último día en nuestra casita a alguien se le escapó alguna lagrimilla de nostalgia, teníamos que desconectar los equipos, almacenar nuestras cosas en cajas, apagar las luces y cerrar la puerta por última vez. Creo que esa nostalgia ha tenido que ver en que la nueva agencia esté tan solo 10 min de la antigua.

El primer día en la nueva agencia X! nos sentíamos todos como niños con zapatos nuevos. Algunos ya habían pasado mucho tiempo aquí, diseñando y distribuyendo los diferentes departamentos y encargándose de que estuviese todo listo para ese primer día. Muchos no podíamos parar de curiosear, incluso alguno se sentía perdido en un espacio tan grande. Ahora tenemos 4 plantas organizadas por departamentos, varias salas de reuniones, una gran cocina para comer todos juntos, espacios para pensar, y una gran azotea donde podemos seguir tomando el sol (aunque esta vez nos tenemos que conformar con ver la piscina de la urbanización de al lado). Poco a poco va cogiendo forma, aún queda mucho trabajo por hacer, pero si te pasas un día, podrás ver nuestros grandes vinilos decorados con nuestra personalidad y esencia, alguna frase chorra escrita en la pizarra, o recuerdos de nuestras mejores campañas. También se va llenando de objetos personales, hay quien ya está regando sus plantas y quien ya ha escogido hueco en la nevera para su comida. Nuestros diseñadores gráficos agradecen poder mover el ratón con total libertad sin chocarse con el otro, y los de cuentas han dejado de hablar a la vez.

Sin duda, la nueva oficina es perfecta para el equipo de Exclama! está hecha a nuestra medida, cada vez más grandes. Queremos seguir engordando o creciendo a lo ancho, formando un gran equipo que hará un grandísimo trabajo. ¿Quieres venir a conocernos?

Deja un comentario

1 + 4 =