El marketing de contenidos es una de las mejores estrategias para que tu público potencial conozca el producto o servicio que ofreces. Escribir buenos contenidos puede consolidar tu marca como un referente en el mercado sin invertir una gran cantidad de dinero. A través del contenido que una marca publica se conocen sus valores y se ofrecen soluciones a los lectores que pueden desembocar incluso en una venta.

Para posicionar bien tu negocio en internet tienes que enamorar a Google. ¿Cómo puedes conseguir esto? Con contenido único, útil y de calidad. Si Google comprueba que tu contenido interesa y gusta a los usuarios lo incluirá en las primeras posiciones y, con ello, tendrás opción de captar más tráfico e ir introduciendo usuarios en tu funnel de ventas.

Entra en la mente del usuario para escribir buenos contenidos

Lo primero es pensar en tus clientes potenciales. ¿Qué pueden necesitar o querer saber? La mayoría de los usuarios realiza consultas en internet buscando soluciones o respuestas. Si eres capaz de escribir lo que les interesa leer tras esas consultas, habrás aprendido a escribir buenos contenidos. Para ello es importante que la información sea:

  • Única. No copies, nunca. Además, Google lo sabrá y penalizará tu site. Puedes informarte en otras webs o leer otros contenidos, pero siempre tienes que crear algo nuevo, que sea único y diferente de todos los demás. Ofrece algo que tu público potencial no pueda encontrar en otro sitio.
  • De referencia. Para conseguir el punto anterior y elaborar información de referencia utiliza fuentes de calidad. Hablar con personas expertas e icónicas en el sector dotará a tus contenidos de mucho valor y credibilidad. Además, utilizar fuentes personales es la mejor manera de asegurarte de que la información es única y, también muy importante, ¡es correcta!
  • Útil y directa. ¿Te acuerdas de la frase de “si no tienes nada bueno que decir mejor no digas nada”?. Pues eso. Los post con mucha paja son lo peor que puedes hacer. Los usuarios buscan solucionar su problema en el menor tiempo posible, por lo que tienes que ir al grano, a la vez que detallas lo máximo posible lo que quieren saber para que la información les resulte útil. Listas, ejemplos, casos reales, patallazos, fotografías, vídeos, infografías, podcast… Utiliza recursos en cualquiera de estos formatos para que tus contenidos den solución de forma clara, detallada y directa a sus preguntas.

No olvides que cada post tiene que tener una finalidad concreta y nunca pierdas de vista a tu buyer persona: las temáticas tienen que ser siempre de su interés y estar escritas en un lenguaje que comprenda y con el que se identifique. Por ejemplo, no utilices términos propios de redes sociales si tu buyer persona son mujeres de entre 55 y 65 años.

Las claves para redactar el mejor post

Utiliza una metodología de trabajo para escribir cada post. Esto te facilitará mucho a la hora de organizarte las tareas y te ayudará a construir la estructura del contenido. Una metodología para escribir buenos contenidos podría ser:

 

  • Búsqueda de la idea. Para ello deberás ver que hace la competencia, de qué se habla en el sector, conocer la actualidad… Todo aquello que pueda inspirarte a encontrar la idea definitiva.
  • Definir qué puntos vas a abordar y ordenarlos de forma lógica (recuerda, el usuario siempre en la cabeza, escribimos para él).
  • Investigar sobre ellos: internet, libros, revistas, estudios anteriores, expertos… Este es el momento de mayor volumen de trabajo, porque ordenar toda la información que extraemos supone horas. Aquí llega la recopilación de testimonios si utilizamos fuentes personales, y de un gran esfuerzo por contrastar la información y asegurarnos de su veracidad.
  • Redacción del contenido destacando en negrita los conceptos clave. ¿Sabías que en numerosas ocasiones es lo único que los usuarios leen?

Sé el primero en anunciar, explicar o hablar en profundidad de algo. Para ello es importante que estés atento a todo lo que pasa en tu sector. Seguir a medios de referencia, a personas influyentes, e incluso utilizar Google Alerts para no perder de vista los conceptos y temas que más te interesen. La primicia siempre es una garantía de que tu post será muy leído, compartido y comentado.

Pero si ya se ha hablado de ello siempre puedes aportar haciéndolo desde otro enfoque, por ejemplo, de forma didáctica. También puedes utilizar el recurso de profundizar. Siempre suma que aportes nuevos datos sobre algún tema, testimonios, estudios, cifras, estadísticas… Los contenidos con este tipo de información resultan realmente útiles para los usuarios. Además, puede que consigas menciones de otros medios si recurren a tus datos para hablar sobre el tema. ¡Una forma estupenda de conseguir backlinks y aumentar la notoriedad de su site!

Replica la estructura de una conversación. No olvides que en un post estás hablando con tu cliente. En una conversación se escucha, se responde y se pregunta, ¿verdad? Pues eso es exactamente lo que tienes que hacer. Introducir preguntas y exclamaciones para crear ese clima de diálogo cercano con tu lector, justo como acabamos de hacer nosotros ahora mismo.

Ten personalidad propia. Es difícil pero no imposible. Si consigues definir una personalidad verbal y un tono único para tus contenidos, habrás ganado mucho. Los usuarios elegirán tu marca no sólo por lo que cuentas, sino por cómo lo cuentas.

Trucos para captar a los usuarios y que sigan leyendo

Cuida mucho los títulos y subtítulos. No hace falta que te expliquemos porque el titular es tan importante. Para llamar la atención con ellos puedes utilizar varios recursos:

  • Promete lo que conseguirán leyéndolo: “Aprende a eliminar objetos de fotografías con solo 5 pasos”. Con ello mostrarás la solución a su problema.
  • Números: “7 consejos para elegir tus mejores zapatillas de running”. Los números llaman la atención y muestran que es un contenido ligero, rápido y sencillo de consumir que resolverá las dudas que el usuario tiene.
  • Urgencia: “Conoce el nuevo cambio en el algoritmo de Facebook antes que tu competencia”. La sensación de que se agota el tiempo hace que el usuario piense: “¡tengo que leerlo ahora mismo!”.

Los pequeños títulos que pones para separar las temáticas del post también son fundamentales. Y es que muchas veces los usuarios hacen click en un contenido y simplemente dan una vistazo general de 2-3 segundos. En ese tiempo solo leerán los titulares, por lo que necesitas que éstos resuman de forma atractiva qué van a aprender leyendo ese contenido para que decidan quedarse.

Empieza con una frase que enganche. Una frase de película, graciosa, una vivencia personal, anécdota, una pregunta… El primer paso es que sigan leyendo lo que tienes que ofrecerles. Esta es la parte más divertida, pero a la vez la más difícil de pensar.

Apela al usuario. Hablar en segunda persona hace que el lector conecte más con el contenido, porque siente que lo estás dirigiendo directamente a él. También funciona utilizar frases que le conecten con quien le está hablando, como si fuera alguien de confianza: “seguramente ahora estás pensando…”, “no pretendemos decirte que hay una sola manera de hacerlo…”, “sabemos que lo has intentado y que no es fácil”; etcétera.

Si bien es cierto que el marketing de contenidos es una estrategia que no supone un gran desembolso de dinero, sí que requiere de algo incluso más importante: tiempo. Tiempo y recursos humanos, ya que para hacerlo bien necesitarás al menos una figura de Content para la planificación y creación de contenidos y un experto en posicionamiento SEO, para que tengas visibilidad en buscadores.

Si tu empresa no dispone de tiempo o de alguno de estos recursos para escribir buenos contenidos, en Exclama podemos ayudarte a crear y gestionar todo el contenido de tu site, blog, redes sociales, o de cualquier soporte con el que quieras comunicar. ¡Llámanos y cuéntanos qué necesitas sin compromiso!

Leave a Reply

once − seis =